Santiago Ramón y Cajal es conocido como un excepcional científico capaz de ver a través de su modesto microscopio cosas que otros no eran capaces de interpretar. Esa extraordinaria intuición era fruto de las muchas horas dedicadas a la investigación y de su férrea voluntad.