La colaboración interdisciplinar podría ayudar a mitigar dos errores graves que comete la neurociencia a la hora de comunicar divulgaciones científicas a la población. Los errores a los que nos referimos son aquellos relativos a las malas interpretaciones acerca del cerebro, también conocidos como “neuromitos”, y las malas perp, llamadas “falacias mereológicas”, a través de las cuales se conceden únicamente al cerebro determinados atributos o caracteres psicológicos que en realidad pertenecen al ser humano en su conjunto, no sólo a este órgano.

Saber más…